Seleccionar página

CIRUGÍA ESTÉTICA: ¿Es la Solución?

«Trastorno Dismórfico Corporal»

Si estás considerando una cirugía estética: Lipoescultura, Aumento de Senos, Rinoplastia, etc., o todas ellas juntas, es importante que conozcas todos los aspectos que pueden influir en tu decisión y los resultados.

En este artículo, voy a abordar una condición Psicológica poco conocida, pero muy frecuente, que puede afectar tus expectativas y satisfacción con la cirugía: el Trastorno Dismórfico Corporal (TDC). Esta es una guía detallada, con palabras simples, para entender el TDC, sus riesgos en el contexto de la cirugía plástica y cómo manejar correctamente.

¿Qué es el Trastorno Dismórfico Corporal?

El Trastorno Dismórfico Corporal, como dice el nombre, es un “trastorno” que lleva a que la persona se obsesione con imperfecciones menores o imaginarias (inexistentes) en su apariencia física. Estas preocupaciones causan angustias, malestar y comportamientos repetitivos, como mirarse constantemente al espejo, buscando detalles o pidiendo la opinión de otros sobre la apariencia. 

Señales de Alerta: ¿Tengo Trastorno Dismórfico Corporal?

Antes de considerar una cirugía estética, es importante evaluar algunos de estos puntos:

Preocupación excesiva por un aspecto específico de la apariencia. 

Comportamientos repetitivos como mirarse al espejo, frecuentemente por algún detalle menor. 

Evitación de situaciones sociales debido a la ansiedad por la apariencia.

Expectativas poco realistas sobre cómo la cirugía cambiará la vida. 

Riesgos del TDC en Cirugía Estética

Si un paciente padece TDC, someterse a una cirugía estética sin tratar antes el trastorno, lleva a más problemas: 

  1. Insatisfacción Persistente: No estar satisfecho con los resultados, aunque la cirugía tenga logros exitosos.
  2. Búsqueda de Cirugías Adicionales: La insatisfacción lleva a buscar más y más procedimientos, con un efecto dominó que nunca satisface, aumentan los riesgos de salud e impacta en la economía del paciente.
  3. Salud Mental: La cirugía jamás va a tratar la verdadera causa oculta en el TDC, y lo único que hace es empeorar los síntomas a largo plazo.
Experiencia Personal en Consultorio. 

A lo largo de los años, detecté en consultorio varios pacientes con TDC. Por fortuna, conozco a una gran profesional en psicología a quien solicito una evaluación para descartar o tratar un probable TDC.

También tengo suerte en tener pacientes compresivos que, al explicarles mis dudas y orientado para que consulte con la especialista, en la mayoría de los casos colaboraron, con resultados efectivos y gratificantes. 

Ejemplo de Un Caso Real.

A modo de ejemplo: Hace años, consultó una paciente joven, con un cuerpo proporcionado y bello. Frente al espejo, me indicó que tanto la nariz, como los senos y su cuerpo en general, eran deformes. Sin embargo, yo no veía lo que me decía. 

Luego de hablar con ella, entendió cada palabra y consultó con la psicóloga. Algún tiempo después, me enteré de que el tratamiento fue fructífero y que estaba absolutamente curada. Evitando así cirugías innecesarias y malas experiencias para la paciente y el cirujano plástico. Es lo que se llama “Final Feliz”.  

Sintetizando:

El Trastorno Dismórfico Corporal es una condición seria que debe ser considerada antes de una cirugía estética. Identificar y manejar el TDC impacta en la experiencia y los resultados deseados de un tratamiento y, en consecuencia, en toda la vida. Ante la duda, es imprescindible consultar con profesionales de salud mental y cirujanos plásticos experimentados para asegurarse de que se está tomando la decisión correcta. 

Dr. Alexis Gallagher

Dr. Alexis Gallagher

Para acceder a mi SiteWeb principal, donde detallo los tratamientos, hacer click aqui: Dr. Alexis Gallagher /Currículum completo / Lipoescultura Hd / Estética Masculina / Aumento de Mamas / Abdominoplastia /Estética Genital / Ginecomastia / Otoplastia / Rinoplastia / Blefaroplastia / Papada / Bótox y Ácido Hialurónico / Bichectomía.

Otros Artículos

Abrir chat
Escanea el código
Contacto por WhatsApp